Los Chikos del Maíz rescatan el recuerdo de Valerie Solanas

“Había que volver como las golondrinas…”

Han vuelto Los Chikos del Maíz, esos que han ido reinventándose disco tras disco, deconstruyéndose y reconstruyéndose, aprendiendo, escuchando y, sobre todo, empatizando con nosotras. O al menos, eso parece.

Yo soy muy escéptica a veces con los hombres que van de feministas, más que nada por experiencias que he vivido donde en la intimidad sacan al machirulo que llevan dentro. Pero vamos, eso me pasa a mí también, a veces con comentarios y comportamientos que he interiorizado tanto que son difíciles de cambiar.

(Momento reflexión de una contradicción andante, luego sigo con los Chikos)

Yo misma tengo en mi top ten de música la canción Sin miedo a vivir de SFDK y, si veis el vídeo, realizado por la factoría Malviviendo, es una cosificación total de la mujer. Contradicciones… Aunque cierto que, tal y como el Zatu y Acción Sánchez pretendían, se han redimido en su último disco. No hay más que escuchar su canción Los funkcionarios y sus repeticiones (CINCO VECES) del “no trates a las mujeres de tontas, ¡atontao!” o la de Twitter sobre violaciones y el trato del hombre hacia la mujer, “tú no eres machista, tú eres un señor, y cuando más te gusta es cuando está callada”.

O luego Masa de los Sons of Aguirre y el tema que salió en Instagram sobre su trato a menores en la intimidad (aquí su comunicado), y yo que, aún teniendo el tema en cuenta, nada más enterarme de que venían a Murcia me pillé la entrada para pegar unos cuantos saltos con sus canciones. Yo qué sé, no creáis que no me lo planteo, de hecho lo hago muy a menudo. Creo que todos hemos errado alguna vez, y mientras existan disculpas y aprendamos de ello no es necesario que se nos vaya de madre, ser conscientes de que hay mucho que cambiar y que crear tanto odio igual no es el camino… Pero entendería críticas, mientras sean constructivas me parecen bien, y es que, al fin al cabo, “lo personal es político”.

Y ya que estoy, hablando de odio, otro tema que me crea cortocircuitos mentales es el de la música feminista hecha por mujeres que, para enfrentarse a los machirulos, se ponen  a su nivel en cuanto al uso de la violencia y cierto odio. Y el odio lleva al lado oscuro y tal… Que yo soy la primera que canto ese tipo de canciones y me vengo super arriba, pero luego me planteo cosas… ¿estoy sola en esto o a alguien más le pasa?

Por poner un ejemplo, está la música de IRA, que disfruto mucho, o la de Tribade, que su último disco es una maravilla. Hoy escuchando la canción de Afilando las tijeras , una crítica a los traperos machistas, la verdad que me pongo a cantarla en alto y me meto a tope en el papel:

“Un amor pa to’ esas putas de las que tanto habláis que os saquen toa’ la pasta esa de la que fardáis. Si me mandas a fregar, tienes que pagar y es lo que hay. Ni una más, correrán como yankis en Vietnam”.

Pero también entiendo críticas que he leído en los comentarios de su canción, tipo esta:

“Algunas sois como la nueva generación de machis, es mi opinión soy un chico pero hasta a mi me parece algunas cosas igual de ofensivas que lo que criticáis si vais yendo del palo malotas. Aunque entiendo que para haceros oír y que llegue al publico tenéis que optar por un estilo agresivo”.

Y eso, que es complicado alcanzar una verdad absoluta que no existe, es complicado actuar conforme a todos y es difícil abarcar todas las perspectivas posibles ante un mismo hecho, hay que tender a ello, como a la utopía que decía Galeano, pero aceptando las contradicciones que inevitablemente van a surgir en el camino. Aceptarlas y tener tu propio criterio, sin intentar venderlo como el criterio a seguir, sino escuchando y reflexionando día a día.

Pero sigo con Los Chikos del Maíz y su vuelta con la canción Valerie Solanas. Se les criticaba mucho el hecho de que en sus canciones hacían referencia casi siempre a hombres, cuando había grandes mujeres a las que podían aludir. Pues ale, una canción con nombre de mujer,  y qué mujer.

Valerie Solanas, una indomable

cdn.mg_.co_-620x350

Valerie Solanas. Fuente

Valerie Solanas (1936-1988) fue una feminista radical escritora del Manifiesto SCUM, y es sobre todo conocida por intentar atentar contra la vida de Andy Warhol en 1968. Nació en Nueva Jersey y sufrió de pequeña abusos por parte de su padre. A los 15 años se fue de casa y comenzó a vivir en la calle, donde tuvo un hijo que fue entregado en adopción. Mientras vivió en la calle consiguió terminar la escuela secundaria e incluso tomar algunos cursos en la Universidad de Berkeley y en la Universidad de Maryland, donde según parece consiguió terminar Psicología. Hasta 1968 los detalles de su vida son algo confusos, aunque se cree que viajó deambulando por EEUU mendigando y prostituyéndose.

En 1966 escribe el guión de una película sobre una prostituta que odiaba a los hombres y un mendigo, Solanas pide a Andy Warhol que actúe como su productor, a lo que este acepta y se queda con el guión. Pasa el tiempo y no recibe noticias de Warhol. Cuando le pide explicaciones este le contesta que perdió el borrador.

Valerie exige a Warhol la devolución del borrador y, de no ser así, dinero como compensación. Warhol decide ofrecerle un papel en una de sus películas como compensación, pero para Valerie no era suficiente. Es a finales de los años sesenta que Solanas escribe y autopublica el Manifiesto SCUM. Se trata de una proclama que llama a la destrucción de los hombres.

El 3 de junio de 1968, Solanas intenta asesinar a Andy Warhol con un revolver en The Factoy, asestándole tres tiros. Esa misma tarde, Solanas se entrega a la policía argumentando que Warhol intentó robarle su trabajo y que tenía demasiado control sobre su vida. A partir de ahí, la vida de Valerie trascurre entre hospitales psiquiátricos. Muere el 26 de abril de 1988 de neumonía a los 52 años.

Breanne Fahs (2014), autora de un libro que cuenta su historia, señala sobre su muerte:

“A mí me sigue haciendo llorar. Es una historia trágica porque nos deja con la sensación de que Valerie era una persona con mucho talento cuya vida se convirtió en horrible, especialmente hacia el final. Acabó volviéndose loca y siendo rechazada como tantas otras personas pobres o mentalmente enfermas. La historia de Valerie nos recuerda que la sociedad tiene mucho que hacer en el campo de las enfermedades mentales. Hubo un tiempo en el que se entendía la locura como una conexión con la verdad, pero nos hemos olvidado de esta conexión. Ahora se busca contener la locura, asegurarnos de que está bajo control. Valerie era capaz de ver cosas que otros no podían ver. Tal vez si viviéramos en un mundo que valorara a las mujeres, su trabajo, sus pensamientos y sus textos, Valerie hubiera tenido una vida mucho mejor. No podemos saberlo”.

Sobre Manifiesto SCUM

Me lo leí hace un tiempo para escribir la entrada sobre feminismo radical, es cortito, por si queréis está aquí (a partir de la página 24).

Valerie expone de una forma provocativa cómo destruir y aniquilar al hombre. Ya desde el principio lo muestra de forma contundente:

“Habida cuenta de que la vida en esta sociedad es, en el mejor de los casos, un completo aburrimiento y no habiendo aspecto alguno de ella que interese a las mujeres, a las hembras con sentido del civismo, responsables y amantes de las emociones sólo les queda derribar al gobierno, eliminar el sistema monetario, instaurar la automatización completa y destruir al sexo masculino”.

Más que hablar del manifiesto recomiendo su lectura, que se lee en nada.

Poco más, la canción de Los Chikos del Maíz no está mal, esa crítica a las apariencias, al trapero cuyo nombre no me apetece mencionar, esa referencia a las madres contra la droga, a la precarización o al “para triunfar solo te has de esforzar”. Vamos a esperar al disco completo y seguimos hablando del tema.

Hasta aquí las reflexiones de una contradicción andante.

Fuentes:

La olvidada historia de la mujer que disparó a Andy Warhol. Smoda, El País. [Recuperado el 2 de marzo de 2019]

Solanas, V. (2003). El manfiesto de SCUM, precedido de SCUM, Cell 16 y la Revolución Hiperfemenista, Introducción, traducción y notas de Diego L. Sanromán. AGITPROV. [Recuperado el 2 de marzo de 2019]

Acerca de feminismoeinterseccionalidad

Soy simplemente una guerrera más, tal y como me describieron allá por Argentina durante mis andadas, luchadora por un mundo mejor y que camina hacia una utopía. ¿Mi nombre? Pues, aunque no considere del todo necesario compartirlo ya que soy una persona más y tal y cual y no me gusta personalizar, como os considero compis de viaje lo comparto con vosotr@s, me llamo Verónica Pardo Quiles.
Esta entrada fue publicada en Música, Mujeres y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s