El naufragio de la coherencia

En un mundo donde la coherencia brilla por su ausencia y la apatía y la desesperanza inundan cada uno de sus rincones, aparece un partido de ultraderecha vendiendo humo y lo compramos sin pestañear.

En Andalucía, Vox ha sumado 395.978 votos, esto es casi el 11% de los sufragios. Un Parlamento andaluz que ha contado durante 36 años de forma ininterrumpida con la mayoría absoluta de la izquierda, cuenta ahora con 12 escaños de un partido de ultraderecha, y con una mayoría absoluta de los partidos de derecha.

¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado en Andalucía para que se produzca esta vuelta de tuerca tan radical? Pues aquello que se viene cociendo en toda Europa, y en el mundo, desde hace unos años. El sistema capitalista lleva consigo inherente la violencia, la violencia contra el medio ambiente, la mujer, los niños y niñas, el diferente y la vida. El capitalismo va en contra de la vida.

Ha llegado el punto de no retorno en el que, o bien todo se destruye para construir algo mejor, o bien llegará ese impulso de la ultraderecha que solo traerá más violencia y una nube de humo que todo lo cubra. Una nube de humo que todo cubrirá para que no podamos ver que no se trata de dividirnos, sino de crear redes.

Pero en Andalucía ganó a la apatía y la desesperanza de todos aquellos que decidieron no ir a votar, porque la ilusión se va perdiendo por el camino, porque cada vez se ve menos la luz. Y es ahí donde aparece un partido como Vox, con un programa compuesto por 100 medidas retrógradas, y consigue 12 escaños en el Parlamento andaluz. Porque si no hay luz, mejor es el humo que todo lo cubra y así no pensar. Mejor que piensen por mí.

santiago-abascal-vox-3-1

Santiago Abascal. Fuente

El problema de la izquierda en España no es la falta de voluntad y buenas intenciones, es lo complicado de poner en práctica toda la teoría cuando la complejidad del mundo es inmensa. Y esto provoca enfrentamientos y, de nuevo, desesperanza y apatía. En cambio, la ultraderecha, con un discurso repleto de verdades absolutas, despierta la esperanza del cambio y suscita seguridad en quienes la escuchan.

En un mundo donde las verdades absolutas no existen, aquel que te ofrezca algo a lo que aferrarte durante la tormenta será el que tenga las de ganar. La izquierda en España no ofrece algo firme a lo que agarrarnos, y esto provoca una menor participación y una apatía que va en aumento.

La derecha ha llegado a Andalucía y, tristemente, parece que a toda España, porque la derecha ofrece un macabro orden, tal y como contaba Eduardo Galeano, pero orden al fin y al cabo.

Elaboración propia total, a veces viene bien desahogarse.

Acerca de feminismoeinterseccionalidad

Soy simplemente una guerrera más, tal y como me describieron allá por Argentina durante mis andadas, luchadora por un mundo mejor y que camina hacia una utopía. ¿Mi nombre? Pues, aunque no considere del todo necesario compartirlo ya que soy una persona más y tal y cual y no me gusta personalizar, como os considero compis de viaje lo comparto con vosotr@s, me llamo Verónica Pardo Quiles.
Esta entrada fue publicada en Pensamiento complejo, Testimonios y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s